Ensayo Clínico – Primera vacuna contra el citomegalovirus.

Este virus puede originar problemas muy graves de salud en recién nacidos cuando sus madres se infectan en el primer trimestre del embarazo e incluso su muerte durante el primer año de vida.
citomegalovirus

Primera vacuna contra el citomegalovirus.

El Grupo IHP comienza en Sevilla el ensayo clínico de la primera vacuna del mundo contra el citomegalovirus (CMV). Este virus, común en personas de todas las edades, la mayoría sintomáticas, puede originar problemas muy graves de salud en los recién nacidos cuando sus madres se infectan en el primer trimestre del embarazo e incluso su muerte durante el primer año de vida.

El Citomegalovirus también puede provocar la pérdida del bebé durante el embarazo. También es una de las principales causas de defectos congénitos en todo el mundo y puede ocasionar, a su vez, discapacidad a largo plazo.

Según el doctor Salamanca de la Cueva, coordinador de la Unidad de Investigación de Grupo IHP, la infección materna primaria por CMV, que ocurre en las semanas previas a la concepción hasta el primer trimestre, acarrea el mayor riesgo de manifestaciones graves de CMV congénito.

Hasta un 15% de los recién nacidos presentan síntomas, como nacimiento prematuro, ictericia, microcefalia o pérdida auditiva, entre otros. Además, pueden desarrollar otros problemas durante la infancia y adolescencia, como ceguera, discapacidad intelectual, retraso psicomotor o convulsiones. En un 90% de los casos, estos niños sufren secuelas a lo largo de su vida.

Citomegalovirus

La infección por Citomegalovirus es muy frecuente y se transmite con facilidad a través de fluidos corporales, como la saliva.

En este ensayo clínico pueden participar las mujeres de entre 16 y 40 años, siempre que presenten un buen estado de salud y que no estén embarazadas ni planeando quedarse embarazadas al inicio del estudio.

El objetivo final será la vacunación de la mujer antes de la gestación. Además, deben reunir algunos requisitos, como no haberse infectado con CMV anteriormente y tener un índice de masa corporal de entre 15 y 35 kg/m².

Según el grupo IPH, la investigación consta de dos fases: la primera, la de vacunación, que durará unos siete meses y una segunda, de seguimiento, de 24 meses de duración. Durante el periodo de estudio, se realizarán visitas presenciales y contactos telefónicos con las participantes.

Compartir:

Más Noticias

Envíanos un mensaje