Ensayos Clínicos Oncología Argentina – Cáncer Infantil.

La incidencia es de 129 casos de cáncer por millón de niños menores de 15 años.
Oncology clinical trials in Argentina

El cáncer infantil es una entidad poco frecuente. La incidencia a nivel mundial de los tumores malignos en pediatría es aproximadamente de 140 por 1.000.000 niños menores de 15 años.

Gracias a los avances tecnológicos y estudios realizados por grupos colaborativos internacionales de cáncer infantil, la sobrevida ha aumentado considerablemente los últimos años.

En Argentina, la población de niños menores de 15 años fue de 10.222.317 según el Censo 2010 (INDEC). Entre los años 2000-2016 en el Registro Oncopediátrico Hospitalario Argentino (ROHA) se notificaron un promedio de 1.322 casos por año en todo el país, con una cobertura estimada del 91%.

La incidencia es de 129 casos de cáncer por millón de niños menores de 15 años. (2) Es la primera causa de muerte por enfermedad en el grupo de 5 a 15 años, precedida sólo por los accidentes. La tasa de mortalidad en el año 2017 fue de 3,8 por 100.000 niños menores de 15 años, estimándose entre 350-400 muertes por año por esta patología.

Las leucemias constituyen la enfermedad oncológica infantil más frecuente, con una tasa de incidencia de 30-40 casos por millón de niños menores de 15 años. Se estiman 470-570 leucemias nuevas por año.

Argentinaa republic in southern South America; second largest country in South AmericaMore (Definitions, Synonyms, Translation)

Oncology clinical trials in Argentina

La etiología del cáncer en los niños se desconoce. Se conocen múltiples alteraciones genéticas adquiridas que predisponen su aparición, como la activación de protooncogenes y la inhibición de genes supresores de tumores.

Estas alteraciones genéticas probablemente sean gatilladas por factores externos que todavía no se han podido determinar. Entre los factores de riesgo genéticos y familiares, los tumores embrionarios tienen dos formas de presentación: una heredada y una esporádica; no todos son heredados, pero dentro de los que lo son, el retinoblastoma y el tumor de Wilms bilateral son los más importantes.

Por otro lado, algunos padecimientos genéticos predisponen a padecer cáncer, como los niños con síndrome de Down, quienes tienen una frecuencia 20 a 30 veces mayor de padecer leucemia aguda; los niños con síndrome de Klinefelter, con un riesgo 20 veces mayor de tener cáncer de mama y luego un riesgo 30 a 50 veces mayor de presentar tumores de células germinales en mediastino.

Existe una larga lista de agentes capaces de inducir cáncer, pero que en el niño sólo explican una pequeña minoría de los casos, como por ejemplo: la radiación ultravioleta relacionada al carcinoma basocelular, carcinoma espinocelular y melanoma en el xeroderma pigmentoso, el dietilbestrol que usado en la etapa prenatal se asociaría al carcinoma vaginal en la hija (ya no se usa), el asbesto (también prohibido) se asociaría al mesotelioma, los esteroides anabólicos en altas dosis usados en la anemia de Fanconi aceleran la aparición de adenoma hepático.

El uso de quimioterapia y de radioterapia puede inducir la aparición de segundos tumores y leucemia secundaria. Numerosos virus se han asociado a la aparición de cánceres, como el virus de hepatitis B y C con el hepatocarcinoma, VIH con el sarcoma de Kaposi, el papiloma virus (HPV) con el cáncer cérvico uterino, etc.

El virus de Epstein Barr está relacionado con el linfoma de Burkitt y con el carcinoma nasofaríngeo. En resumen, los ejemplos son muchos, pero dan cuenta de pocos cánceres en las niñas y niños.

Es importante fomentar en la niña y el niño hábitos sanos que prevengan cánceres en el adulto. Evitar el tabaco (los niños a veces son fumadores pasivos), la obesidad, promover la protección de la piel frente a la exposición al sol, la vacunación contra hepatitis B y la cirugía precoz de la criptorquidia. Son algunas de las medidas de prevención.

Compartir:

Más Noticias

Envíanos un mensaje